miércoles, febrero 13, 2008

Asesinado importante líder de Hezbolá en Damasco

Copio y pego deltiempo.com

Imad Mughniyeh estaba acusado de ataques que dejaron cientos de muertos estadounidenses e israelíes y estaba en la lista de los terroristas más buscados del mundo del Departamento de Estado de E.U.

En un duro golpe para Siria e Irán, Mughniyeh, uno de los principales comandantes militares de Hezbolá murió el martes en un atentado, según confirmó ese movimiento de resistencia islámico.

"Un gran yihadista de la resistencia islámica en Líbano se unió a los grandes mártires [...]. El líder Imad Mughniyeh murió como mártir asesinado por los israelíes sionistas", indicó la televisión oficial de Hezbolá, Al Manar.

Mughniyeh, también conocido como 'el hombre invisible' y uno de los fundadores, en 1983, del brazo armado de Hezbolá, "fue blanco de los sionistas durante 20 años", afirmó el movimiento chií libanés.

Inmediatamente, la oficina del primer ministro israelí, Ehud Olmert, negó a través de un comunicado que el gobierno de su país esté involucrado en el asesinato: "Israel rechaza los intentos de organizaciones terroristas de atribuirle alguna implicación en este asunto. No tenemos nada que agregar".

Según medios de prensa en Oriente Próximo, el cerebro de Hezbolá murió en un atentado con un carro bomba en un barrio residencial de Damasco, la capital de Siria.

Servicios de inteligencia occidentales sospechaban que Mughniyeh trabajaba directamente para la inteligencia iraní. En Teherán, el portavoz de la cancillería iraní, Mohammed Ali Hosseini, expresó su ''fuerte condena'' al atentado y culpó a Israel.

''Esta acción es otro ejemplo descarado de terrorismo de estado por el régimen sionista'', dijo Hosseini, citado por la agencia estatal de noticias IRNA, tras lo cual llamó a la comunidad internacional a ''impedir que ese régimen tome esas acciones que son una clara violación de las leyes internacionales''.

Mughniyeh, que había estado oculto durante años, estaba entre los fugitivos acusados por Estados Unidos del secuestro de un avión de pasajeros de la aerollínea TWA en 1985, en el que fue asesinado un buzo de la armada estadounidense.

Además, era sospechoso de ser el autor intelectual de ataques contra la embajada de E.U. y una base de infantes de marina en el Líbano que mataron a más de 260 estadounidenses en la década de 1980, cuando Mughniyeh era jefe del Servicio de Seguridad Exterior de Hezbolá.

De 45 años, también habría liderado el secuestro de ciudadanos occidentales en su país hace casi 20 años, entre ellos el periodista Terry Anderson, entonces corresponsal de la agencia Associated Press en Oriente Próximo que fue mantenido como rehén durante seis años.

Tras el secuestro, Estados Unidos ofreció una recompensa de cinco millones de dólares por información que condujera a su arresto.

Y por si fuera poco, Israel piensa que Mughniyeh fue uno de los cerebros del atentado contra la embajada israelí en Buenos Aires en 1992, en el que murieron 29 personas, y del ataque contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en esa capital dos años más tarde, en el que murieron 85 personas y resultaron heridas por lo menos otras 300.

'Un mejor lugar'

Tras conocer la noticia, el Departamento de Estado de E.U. afirmó que el "mundo es un mejor lugar" sin Mughniyeh. "Era un asesino a sangre fría", dijo su portavoz, Sean McCormack.

Para Edgardo Gorenberg, secretario de la AMIA, el líder de Hezbolá era un "peligro real y presente". El argentino recordó que sobre Mughniyeh pesaba un pedido de captura internacional emitido por la justicia de su país en el 2006, por su participación en el atentado contra la mutual judía.

"Cuando la comunidad judeo-argentina empezó a sostener la responsabilidad de Interpol de estar atento a los acusados de estar implicados en el atentado a la AMIA, es porque estaba segura de que estos señores son un peligro real y presente", dijo Gorenberg a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

La Corte Suprema de Justicia también había solicitado la captura internacional de Mughniyeh por su responsabilidad en la voladura de la Embajada de Israel en Buenos Aires, en marzo de 1992.

En ese momento, el máximo tribunal también emitió órdenes de captura internacional contra Salman El Reda Reda, sindicado como enlace de Hezbolá en la triple frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay.

Ambos atentados ocurrieron durante la presidencia del peronista neoliberal Carlos Menem (1989-1999), y algunos de sus funcionarios fueron investigados bajo sospecha de armar una causa paralela que durante años investigó el apoyo logístico local en el ataque a la AMIA.

En la engorrosa investigación judicial, que incluyó cambios de juez y la destitución de un magistrado, se vinculó a Irán con ese ataque.

Por su parte, el fiscal Alberto Nisman, que investigó la causa AMIA, señaló que el líder de Hezbolá "fue el jefe operativo del atentado" a la mutual judía y dijo que espera la llegada de la confirmación judicial de su deceso para los próximos días.

"Tenemos información de que había ingresado en Argentina en junio de 1994 y de que salió antes del atentado. Era uno de los mayores responsables operativos de Hezbolá y una de las personas más preparadas por la cantidad de atentados que habría incursionado", agregó.

Fue Nisman quien solicitó, hace dos años, la extradición de Mughniyeh y de importantes iraníes, entre ellos el ex presidente Alí Rafsanjani (1989-1997) y el ex ministro de Relaciones Exteriores, Alí Akbar Velayati.

Los vecinos del pueblo natal de Mughniyeh, Tair Debba (a unos 5 km al este de la ciudad costera libanesa de Tiro), se reunieron este miércoles en las calles para escuchar las informaciones que las cadenas de radio y televisión daban sobre su muerte.

"Oímos que lo mataron en un atentado con carro bomba en Siria", declaró el alcalde de la localidad, Husein Saad.

Saad precisó que los hermanos de Mughniyeh, Yihad y Fuad, también murieron en atentados con bomba en Líbano en 1984 y 1995, respectivamente.

La muerte de Mughniyeh tiene lugar justo cuando el Líbano se encuentra sumido en su peor crisis política desde el final de la guerra civil (1975-1990).

El país está sin presidente desde el pasado 24 de noviembre, cuando terminó el mandato el prosirio Emile Lahud, sin tener a un sucesor debido a un bloqueo político entre el gobierno pro occidental y la oposición encabezada, precisamente, por Hezbolá.

El atentado, además, se produjo un día antes del tercer aniversario del asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri.

BEIRUT y BUENOS AIRES (AP y AFP)

-------------------------------------------------
Anotacion personal: Haya sido Israel (quien dijo que no tenia nada que ver) el que lo elimino, o haya sido quien sea, creo que estos terroristas deben pagar por todo el mal que traen, por las sangre de victimas inocentes, tienen las manos manchadas de sangre de personas inocentes... Ya es hora que estos terroristas empiecen a ser desenmascarados y eliminados. Creo que el fundamentalismo y el fanatismo religioso de estos locos musulmanes debe ser frenado, ya tienen medio mundo loco con sus estupideces...

No hay comentarios: